Saltar al contenido

15 de Enero / San Pablo, el Ermitaño

Nació en Egipto, en la baja Tebaida. Se distinguía por su conocimiento del griego y de la cultura egipcia. Era bondadoso, modesto y temeroso de Dios. La cruel persecución de Decio perturbó la paz de la Iglesia el año 250 provocando la huida de Pablo al desierto. Habitó en una caverna, alimentándose por cuarenta años del fruto de una palmera y del agua de una fuente, que estaban cerca. Luego, fue alimentado milagrosamente por el pan que le traía cada día un cuervo. Estando ahí, decidió no regresar jamás a la ciudad y orar por la conversión del mundo. Murió a los noventa años, siendo enterrado por San Antonio, quien por una revelación de Dios, visitó a San Pablo días antes de su muerte.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Pablo, el Ermitaño

 

Los santos de otros tiempos eran perseguidos de otra manera, como fue perseguido san Pablo, el ermitaño, y que fue consolado en su bondad de fe por actos misteriosos que el mismo Dios da. Y avisado san Antonio por revelación Divina privada, fue al encuentro de San Pablo, antes de morir, para así recibir consolación y sepultura.

P. Jesús

© copyright