Saltar al contenido

13 de Junio / San Antonio de Padua, Doctor de la Iglesia (1231)

Nace en Lisboa en 1195. A los 27 años se hizo franciscano y tomó el nombre de Antonio en recuerdo de San Antonio Abad. Fue a evangelizar al Africa pero el clima y el trabajo lo enfermaron. Se embarcó para España pero una tempestad lo llevó a Italia. Allí y en Francia predicó previniendo a la gente para que no se dejara engañar por los herejes albigenses.

Fijó su residencia en Padua, ciudad universitaria. Allí consiguió los mejores frutos de sus sermones y adquirió una fama inmensa. León XIII lo llamó “el santo de todo el mundo”, porque su imagen y su devoción se encuentran por todas partes.

Fue un evangelizador incansable. Repetía que el gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree. Los favores que consigue son inmensos. Es más amado e invocado por el pueblo humilde que ve en él un protector de los pobres y necesitados.

Murió el 13 de junio de 1231, a los 35 años. La ciudad de Padua ha conservado sus restos con enorme devoción durante más de siete siglos, construyéndole una bellísima basílica. Dios quiso glorificar su sepulcro obrando allí infinidad de milagros. El Papa Gregorio XI lo declaró santo al año de muerto. Pío XII lo declaró “Doctor Evangélico”. La gente experimenta que él conmueve a los ricos para ayudar a los pobres y consigue buenos matrimonios.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Antonio de Padua, Doctor de la Iglesia (1231)

San Antonio de Padua, puede hacer mucho por ti, aún hoy. Eso es lo bueno que tiene ser Santo, que aunque uno muere, no ‘muere’, porque por misericordia de Dios, puede seguir repartiendo los milagros que Dios concede a través de él. ¿No te gustaría ser un santo de estos a los que la muerte no deja que sigan obrando por amor de Dios? Sí, sé que te gustaría, entonces, medita su consejo y advertencia:

“…el gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer pero no vivir de acuerdo con lo que se cree”.

P. Jesús

© copyright