Saltar al contenido

18 de Octubre / San Lucas, el Evangelista

En el prólogo de su Evangelio, Lucas nos dice que escribió su evangelio para que los cristianos conociesen mejor las verdades en las que habían sido instruidos. Era ante todo un historiador y escribía principalmente para los griegos. Como había muchos que relataban los sucesos tal como los habían oído contar a “aquéllos que fueron los primeros testigos y ministros de la palabra”, también a él le pareció “tras de haber estudiado los sucesos desde el principio”, referirlos en una narración ordenada. Lucas era muy cercano a San Pablo y se asegura que pasó junto a él los dos períodos en que Pablo estuvo en la cárcel.

San Lucas era soltero. Escribió su Evangelio en Grecia y murió en Beocia, a los 84 años. Constantino, fallecido en el año 361, mandó trasladar de Tebas de Beocia a Constantinopla las reliquias del santo.

San Lucas es el patrón de los médicos y de los pintores. Un autor del siglo VI afirma que la emperatriz Eudoxia había enviado un siglo antes a Santa Pulqueria, una imagen de Nuestra Señora pintada en Jerusalén por Lucas. No cabe duda, además, que las descripciones de San Lucas han inspirado a muchos artistas, sobre todo a pintores.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Lucas, el Evangelista

¿No has pensado escribir tu historia como fiel cristiano? ¿Tus luchas y victorias?

San Lucas, el evangelista, escribió lo que vivió con Cristo, lo que oyó comentar de Dios, Jesús. Gracias a él, también a él se puede ser mejor cristiano, por conocer y así poder amar más a Dios. Nadie ama lo que no conoce o a quien no conoce, para que nazca el amor tiene que haber admiración y para que haya admiración lo que conozcamos de otra-s personas tiene que ser bueno. A veces muere el amor porque la persona que se admiraba deja de hacer cosas buenas, o porque vemos que lo que pensábamos que era bueno, lo que hacia, no era tal sino que por tener poca experiencia de la bondad, cualquier cosa puede parecer buena y no es buena sino decente.

Dios lo hizo todo bien, y por eso, todos, cuando leemos los evangelios, si los leemos queriendo saber la verdad, buscando la información de los acontecimientos, acabamos admirando a Jesús, lo conocemos y lo amamos.

Gracias San Lucas, evangelista, porque escribiste la historia del Dios, de Jesús.

Somos cristianos.

P. Jesús

© copyright