Saltar al contenido

21 de Septiembre / San Mateo, Apóstol y Evangelista

Dos de los cuatro evangelistas dan a San Mateo el nombre de Leví, mientras que San Marcos lo llama, «hijo de Alfeo». Posiblemente Leví era su nombre original y adoptó el mismo el nombre de Mateo cuando se convirtió en seguidor de Jesús. 

San Mateo era galileo por nacimiento y se sabe con certeza que su profesión era la de publicano, o recolector de impuestos para los romanos, oficio considerado infame para los judíos. El llamado a San Mateo ocurrió en el segundo año del ministerio público de Jesucristo, y éste le adoptó enseguida en la santa familia de los Apóstoles; desde el momento del llamado, el evangelista siguió al Señor hasta el término de su vida terrena y sin duda escribió su Evangelio a pedido de los judíos convertidos en lengua aramea. 

San Mateo, tras haber recogido una abundante cosecha de almas en Judea, se fue a predicar la doctrina de Cristo en las naciones de oriente, pero nada cierto se sabe de ese periodo de su existencia. La Iglesia también lo venera como mártir, no obstante que hasta la fecha, se desconoce las causas y el lugar de su muerte.

Fuente: EWTN

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San Mateo, Apóstol y Evangelista

Dios no eligió a sus apóstoles el mismo día, sino que los fue eligiendo al pasar el tiempo, y se fijaba bien en quién debía ser de los suyos. Tú debes hacer igual, y no te precipites en dar tu amistad y tu confianza a la ligera, antes vigila y estate alerta, y espera hallar a un San Mateo, para ser tu fiel compañero.

P. Jesús

© copyright