Saltar al contenido

25 de Diciembre / La Natividad de Nuestro Señor Jesús

Cuando se hubieron cumplido los acontecimientos que debían preceder al advenimiento del Mesías, de acuerdo con los vaticinios de los antiguos profetas, Jesús llamado el Cristo, Hijo de Dios eterno, se encarnó en el seno de la Virgen María y, hecho hombre, nació de ella para la redención de la humanidad. Desde la caída de nuestros primeros padres, la sabia y misericordiosa providencia de Dios había dispuesto gradulamente todas las cosas para la realización de sus promesas y el cumplimiento del más grande de sus misterios: la encarnación de su divino Hijo.

Por aquel entonces, el Emperador Augusto emitió un decreto para llevar a cabo un censo en el cual todas las personas debían registrarse en un lugar determinado según sus respectivas provincias, ciudades y familias. Hasta Belén, cerca de la ciudad de Jerusalén, llegaron San José y la Virgen María procedentes de Nazaret, y estando allí, le llegó la hora de dar a luz de la Virgen, trayendo al mundo a su divino Hijo a quien envolvió en lienzos y lo recostó en la paja del pesebre.

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

La Natividad de Nuestro Señor Jesús

Todo estaba preparado para la Historia de la Salvación: La venida de Cristo, Dios y hombre verdadero.

Y vino nuestro Rey y nació nuestro Señor, en medio de gran pobreza y mucho amor. Amado por Dios, Su Padre, y por María Virgen, Inmaculada concebida: su Madre bendita. Niño vino al mundo, niño quiso ser Dios hijo para tener madre, para ser como todos, que todos tenemos madre y benditas son hoy todas las madres que dan vida a niños como tú, como yo, como lo fue Dios. ¡Viva la vida! ¡Viva el Amor!

Feliz y Santa Navidad para ti pastor o rey, o tan sólo como San José; el que amó a María y es fiel a Dios.

P. Jesús

© copyright