Saltar al contenido

30 de Junio / Santos Protomártires de la Santa Iglesia Romana

Tanto el historiador pagano Tácito, en su obra Annales, como el Papa Clemente, en su Carta a los Corintios, testifican que muchos cristianos sufrieron martirio en medio de indecibles tormentos con la persecución desencadenada por el emperador Nerón después del incendio de Roma, en el año 64. 

Algunos de ellos fueron quemados como antorchas humanas en los banquetes nocturnos, otros crucificados o echados como alimento de animales salvajes. Estos mártires murieron antes que San Pablo y San Pedro y son llamados “Los discípulos de los Apóstoles”.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

Santos Protomártires de la Santa Iglesia Romana

Muchos han muerto por su fe, como lo hicieron los Santos Protomártires de la Iglesia Romana. Pero antes murieron a si mismos para ser dignos de ser mártires. No todos pueden ser mártires, sólo los santos. ¿Tú crees que podrías defender tu fe hasta la misma muerte física? Entonces, no vas a ser santo.

Soy duro, piensan algunos, pero, si ser santo fuera menos que llegar a dar la vida por Dios, como hicieron los Protomártires de la Iglesia Romana, ¿De que habría servido su sacrificio por su amor total y entrega total a Dios?

Dios no hace rebajas. Dios es el Presente, el pasado y el futuro, siempre es igual, Dios quiere tu amor total. ¿Comprendes? Sé que lo comprendes. ¡Qué lejos estás de la santidad! No es sólo rezar y evangelizar; ¡Es vivir tú lo que predicas!

Muchos quieren ir de predicadores y pocos viven las obras de la fe. A Dios le cansa tanta palabrería, quiere verdaderos apóstoles de palabras y obras de fe. No nos engañemos; cuesta mucho ser santo; sólo Dios puede hacer que seas santo, porque no es por rezar mucho, o asistir a muchas Misas, o hacer ayunos impresionantes; es por tener tú en tu corazón, en tu mente, en tus palabras y obras el amor a todo un Dios verdadero: Jesús de Nazaret, el Mesías.

Hoy sabes más que ayer.

P. Jesús

© copyright