Saltar al contenido

19 de Abril / San León IX, Papa

San León IX nació en 1002 en Alsacia, que formaba entonces parte del Sacro Romano Imperio. A los cinco años, Bruno, como se llamaba el futuro León IX, fue a estudiar a la escuela de Bertoldo, Obispo de Toul. En ella empezó a mostrar su talento excepcional. Terminados sus estudios, fue nombrado canónigo de la iglesia de San Esteban de Toul. Cuando el obispo de Toul murió fue elegido por el pueblo para que le sucediese. El día de la Ascensión en 1027, Bruno fue consagrado y gobernó la diócesis durante veinte años, introduciendo una disciplina más estricta entre su clero tanto secular como regular, logrando así reavivar la disciplina y el fervor de los grandes monasterios de su diócesis e introdujo en ella la reforma de Cluny. En 1048 fue nombrado sucesor del Papa Dámaso II, tomando el nombre de León IX. Durante su pontificado luchó fuertemente contra la simonía y lanzó severos decretos contra la decadencia del celibato eclesiástico. Asimismo, ayudó a promover entre el clero de Roma la vida comunitaria, así como la predicación y el canto sagrado. Murió el 19 de abril de 1054.

Fuente: ACI Prensa

Comentario sobre la biografía del Santo-a, por el P. Jesús

San León IX, Papa

Una muestra de amor y de fe es la disciplina. Quien consigue vivir en disciplina, es más fácil que su vida tenga muchas bendiciones; porque toda la naturaleza también tiene su disciplina impuesta por Dios, por eso es obediente y no entorpece la acción de Dios, más bien le rinde pleitesía, como hizo san León IX, Papa, que introdujo una serena disciplina y consiguió éxitos en abundancia de los que Aman a Dios y saben obedecer por amor al Amor, que quiere un fiel cumplimiento del deber, allí donde le lleve a cada uno su vocación de santidad, ya sea en el celibato, la soltería, como el santo matrimonio, el sacerdocio o la vida religiosa o consagrada. Sea donde fuere que te lleve la Divina Providencia junto a los lícitos anhelos de tu corazón, si usas de la disciplina, es más fácil que halles a Dios, y, con Dios, ¡viva la vida!

P. Jesús

© copyright